Historia y tipos de infografía que debes conocer

Durante años el ser humano siempre ha sentido la necesidad de comunicarse a través de distintos medios para poder entenderse y defenderse en el mundo. Usando como recurso principal la escritura, para informar o expresar con palabras cualquier tipo de acontecimiento, información, etc.

La forma en que hoy en día manejamos la información para hacerla llegar a otras personas ha sido revolucionada por completo, siendo la infografía uno de los métodos más utilizados. De hecho, es considerado como la modernidad en la comunicación debido a los programas que se emplean para llevarla a cabo y que alcanzan perfectamente el objetivo.

¿Qué significa infografía?

Son muchas las personas que no tienen ni idea y seguramente, jamás han oído mencionar el término “infografía” en sus vidas, ignorando el hecho de que lo usan a diario sobre todo en las redes sociales. La infografía no es más que el conjunto de imágenes con gráficos, dibujos, palabras claves y hasta sonidos que intenta expresar de manera detalla y precisa cualquier tipo de información.

Existen muchos tipos de infografía que dependen del contenido que se desee transmitir; la elaboración de las imágenes varía según la cantidad de elementos que se incluyan para armonizar la información. Es un método muy ingenioso que pone a prueba la creatividad e imaginación de las personas que deciden usarlo, ya que deben organizar las ideas principales y plasmarlas de la mejor forma posible.

Aquí el objetivo principal es llamar la atención de las personas haciendo uso de las imágenes sin generar cansancio visual. Con esto nos referimos a que el lector debe sentirse atraído en todo momento por la calidad del contenido más no por la cantidad.

Cómo surge la infografía

Como lo mencionamos anteriormente, la infografía abarca una serie de imágenes que comprenden desde gráficos, escritos, fotografías, esquemas y otros elementos. Lo que nos lleva hasta cientos de años atrás donde el mismo Leonardo Da Vinci realizaba bosquejos que explicaban sus más grandes ideas e inventos. Claro, para ese entonces ni él sabía lo que significaba la infografía.

Se puede decir incluso que desde la prehistoria el ser humano viene expresando sus realidades con dibujos y figuras, pasando por los egipcios quienes manifestaron parte de su identidad con jeroglíficos. Mucho tiempo después, más hacia la era moderna,  el hombre al verse rodeado de una serie de acontecimientos como las guerras y los grandes descubrimientos territoriales es que se comienzan a dibujar los primeros mapas a mano.

En el año 1740, el diario inglés “Daily Post” publica el primer mapa territorial, así como otras rutas donde acontecieron algunas batallas. Más tarde, el diario “The Times” publico una especie de “gráfico informativo” el cual narraba el asesinato del Mr. Blight en su mansión. De esta manera la infografía se da a conocer verdaderamente y comienza a ser desarrollada principalmente por la rama del periodismo.

¿Quiénes usan la infografía hoy en día?

Teniendo claro el concepto de lo que significa infografía, el cual hace referencia especialmente a un material utilizado más que todo para informar sobre algo; esto deja en evidencia a quienes se valen del mismo para alcanzar sus objetivos. Por ello, aquellos que ejercen el periodismo como profesión tienden aprovecharse aún más de los recursos que ofrecen los diferentes programas de infografías.

Desde que la infografía empezó a tomar auge con la invención de la pc y la actualización de softwares, los diseñadores gráficos también han sabido como aprovecharse de la infografía. Convirtiéndose en los pioneros de esta vía comunicativa al ligar la información con imágenes representativas, para incluso hacer publicidad sobre productos comerciales de las marcas importantes u otros proyectos.

Una combinación perfecta, cuya efectividad se ve muy bien reflejada en las redes sociales más usadas hoy en día, como lo es “Facebook” e “Instagram”. Por medio de las cuales los usuarios aprecian visualmente las imágenes y las comparten, haciendo propagar la información de forma rápida y positiva.

¿Por qué es recomendable usar la infografía?

La efectividad de la infografía a lo largo del tiempo tiene su explicación. Según estudios han logrado demostrar que el ser humano es capaz de centrar su toda su atención y captar un mensaje si se le relaciona la información textual con dibujos animados, fotografías, sonidos, etc. De lo contrario tienden a desconcentrarse y perder el hilo de la idea principal si el contenido posee un texto muy largo y muchas palabras técnicas.

Si no lo crees, observa a los niños o jóvenes, a quienes desde temprana edad están motivados aprender cuando se les desarrolla el aprendizaje por medio de mapas conceptuales incluyendo dibujos o figuras llamativas. Por esta simple razón, la infografía resultar ser una de las mejores alternativas para comunicar específicamente un concepto, contar una historia del pasado o situación actual.

Las infografías son fáciles de compartir y su propagación es veloz, bien sea por vía impresa o por las redes sociales cualquiera puede llegar a tener el acceso total de la  información. ¡Son llamativas! una imagen colorida puede llamar mucho más la atención que un texto. Además, limitan el tiempo de lectura e interpretación por contener información precisa.

Tipos de infografía

Si aún no tienes claro para que sirve una infografía, conocer los diferentes tipos que existen puede aclararte un poco más su concepto y utilidad. Es importante tener presente cuales son, a que se refieren y bajo que parámetros se diseña cada una.

Según la idea que se quiera expresar pueden variar los elementos integrados en las imágenes y la esquematización. A continuación te hablaremos de las más conocidas sobre todo en el ámbito comercial.

La infografía comparativa

Este tipo de infografía es una de las más empleadas a nivel comercial. Se basa específicamente en realizar la comparación entre dos o más elementos, enfatizando muchas veces las ventajas y desventajas que hay entre ambos. Son ideales para indicar que producto es mejor o cual es el más conveniente según su uso y la calidad de los ingredientes.

Por lo general se introducen dos imágenes relacionadas con el producto (dependiendo de la cantidad de elementos a comparar). Luego alrededor de ellos se hace resaltar con palabras claves o frases cortas sus propiedades y características importantes. Deben llevar mucho color y títulos llamativos en mayúsculas. Se hacen dividiendo la plantilla en dos partes iguales o se abarca la mayoría del espacio con el producto de mejor calidad.

La infografía de resumen

En este caso se busca resumir lo más que se pueda una información de alto contenido textual. La idea es emplear textos abreviados acompañados de  algunas imágenes, los cuales expresen simplemente las ideas principales.

Una buena infografía de resumen debe seguir un orden específico de ideas para que el lector no se pierda. Se recomienda entonces señalar los textos con ayuda de flechas que guíen la vista hacia una rápida lectura.

La infografía secuencial o cronológica

Estas son usadas particularmente para relatar una historia a través del tiempo, señalando los años con sus respectivos acontecimientos. Sin embargo, muchas empresas suelen disponer de ellas para resaltar sus logros, así como también sus expectativas y planes hacia el futuro.

Siguen una línea detallada de datos con números y textos claves. No suelen llevar imágenes, aunque nunca esta demás incluirlas para hacer destacar el contenido.

Infografía estadística

Se componen de una serie de gráficos y datos porcentuales con el fin de manifestar cantidades de algo en específico que tiende a incrementar o disminuir el tiempo. Entre los gráficos se encuentran las conocidas tortas, las barras o los puntos de dispersión.

Otros tipos de infografías

Entre otros tipos de infografías, están aquellas que son muy útiles tanto a nivel educativo para los estudiantes, como para los profesionales en el entorno laboral. Las infografías geográficas se apoyan en el mapa territorial para señalar un acontecimiento en forma de estadística, textual o con imágenes.

Las biográficas, exponen la vida de un personaje distinguido de la historia, señalando sus obras importantes, logros alcanzados y hasta su muerte. Las infografías científicas, son una de las más detallistas, ya que incluyen muchos tipos de datos y palabras claves que describen los procesos; se les puede encontrar a menudo en revistas científicas de universidades, paginas de centros de investigación, entre otros.

También están las infografías de divulgación, usadas en campañas publicitarias para crear concientización sobre un tema o una problemática que afecta a la comunidad o el mundo entero.

Pasos para hacer una infografía

Realizar una infografía puede tomar algo de tiempo cuando no se es muy experto en el tema. Pero para hacer de esta experiencia una tarea sencilla se puede empezar por seguir los siguientes pasos fundamentales sobre como hacer una infografía.

Elegir el tema a desarrollar

Para comenzar, es recomendable realizarse algunas preguntas y objetivos que ayuden a determinar el enfoque del tema que se desea desarrollar. Por ejemplo, ¿A qué tipo de público va dirigido el tema? ¿Qué se desea lograr con esa información? ¿Consiste en aportar soluciones o resaltar las causas?

Toda esa clase de preguntas es bueno formularlas para inclusive redactar un buen titulo de encabezado y facilitar la búsqueda de la información en los distintos medios. Una vez que las preguntas sean contestadas y tomen un sentido lógico, se podrá pasar al siguiente paso.

Elegir el tipo de infografía

Esta fase definirá el diseño total que tendrá la infografía y la manera en como será agrupada toda la información. De acuerdo al tipo de información encontrada, es decir, si se cuenta con datos científicos, estadísticas, si se trata sobre el relato de un suceso actual, especificación de conceptos, entre otros. Esto ayudara a escoger el tipo de infografía que permita distribuir mejor el contenido.

Realizar un resumen

Una buena idea antes de empezar a diseñar, es dibujar un bosquejo a mano de como más o menos se busca obtener la imagen final. En un papel se dibujan todos los detalles incluyendo colores, dibujos, los datos, los textos o palabras, el titulo, el esquema en orden, etc.

Es posible que no se empleen todos los detalles iniciales, ya que a medida que se va diseñando quizás surjan nuevas ideas. Pero al menos se tiene una buena base para visualizar la estructura de la infografía con ayuda del programa a utilizar.

Consultar ejemplos de infografías

Si es primera vez que te dedicas a realizar una infografía y a parte no cuentas con la ayuda de ningún experto, es aconsejable mirar algunos ejemplos de infografías que se encuentran en la red. Las infografías ejemplos pueden serte de gran soporte para reforzar las ideas ya planteadas y te brindan una guía específica cuando no se sabes ni por donde comenzar a diseñar.

Eso sí, asegúrate de buscar las que mejor se asemejen al tipo de infografía que requieres, si encuentras de un mismo tema ¡mucho mejor! A parte, es preferible que busques infografías ejemplos en español para que se te haga más fácil entenderlas, la mayoría suelen estar en inglés y no cuentan con traducción.

Elige un buen programa para comenzar a diseñar

Si te dedicas a buscar en internet te darás cuenta de que existen muchísimos programas para diseñar infografías. Solo basta con que elijas el que mejor se adapte a tus necesidades y te aporte las herramientas al menos básicas para que diseñes tu infografía. Estas ofrecen servicios gratuitos para que disfrutes a pleno de la gama en plantillas, imágenes, stickers y un montón de herramientas que necesitas para trabajar.

De los sitios más visitados en la Web que nos gustaría mencionarte están: Picktocart, Easel.Ly, Infogr.am, Canva, Creately y Vizualize.me. Con este ultimo puedes rediseñar tu curriculum o armar uno nuevo desde cero usando increíbles diseños.

Nos encontramos en una época donde la tecnología ha avanzado cada vez más y nos brinda las herramientas necesarias para facilitarnos el manejo de la información. Así que adaptarnos a ella rápidamente y comenzar a emplear estos cambios es lo mejor que podemos hacer como comunicadores. Al mismo tiempo estamos garantizando la calidad de la información y se mantiene el interés en los lectores.

5 (100%) 6 votos

Dejar un comentario